Historia de la explotacion de la mina de sal de Zipaquira

El origen de la ciudad se remonta a tiempos anteriores a la conquista española, y se asume que su creación se debe al laboreo de las minas de la sal, que los conquistadores encontraron (Sistema de Tajo Abierto ). "Chicaquicha" fue el nombre indígena y autóctono que se utilizó, y significaba: “Pie del Zipa".

Desde sus orígenes, la pintoresca Chicaquicha se perfilaba como un centro de comercio por excelencia. A ella acudían indígenas de Nemocón, Tocancipá y Gachancipá, por el preciado ORO BLANCO como se le conocía la sal. Una vez procesada esta se distribuía en recipientes de barro conocidos como Gachas en donde se producían los famosos panes o juiches resultado de la compactación de la sal luego de su consecuente cocción y evaporación.

Hacia 1801 con motivo de la visita del sabio Humboldt y por orden del gobierno, se plantea la necesidad de mejorar el proceso de producción de la sal. Fue así como se realizó el primer sistema de túneles y hacia 1830 se modifica el procedimiento de obtención de la sal. Usando para tal efecto el sistema de calderos metálicos. Pero a la par que se dan estos hechos de carácter económico se dan hechos de carácter político que van a ser determinantes en la historia de la ciudad y del país.

La explotación de la mina de sal de Zipaquirá se viene haciendo desde la época precolombina, según lo relatan varias crónicas de la conquista al referirse a la tenencia y explotación de sal por parte de los indígenas.
El primer método consistió en la extracción del mineral que contiene la sal a través de avance de túneles, con el uso de explosivos controlados (perforación en la roca).

El yacimiento minero de Zipaquirá esta subdividido en tres niveles  (Guasa, Potosì, Fabricalta), el último de los cuales se encuentra a 200 metros bajo la superficie respecto a la cima de la montaña. Adicionalmente, con la explotación hidráulica en la última etapa se ha venido estableciendo un nuevo nivel, denominado Subsabana.

El primer nivel, localizado en la cota 2732, denominado Guasa, fue explotado por el método de cámaras y pilares, con dimensiones de 10 X 10 metros y 18 metros de de altura. En el año de 1880, en la cota 2710, se inició la explotación de un segundo nivel denominado Potosí, con un nuevo método de explotación denominado de cámaras largas, con dimensiones 10m de ancho, 16m de altura y de 100 a 200m de longitud,  el cual ofrecía mayor seguridad estructural; estos niveles tuvieron desarrollos irregulares y no coincidentes que generaron algunos hundimientos y subsidencias. En 1978 se inició la explotación en el tercer nivel denominado Fabricalta, ubicado en la cota 2674, la cual se desarrolló con el método de explotación de cámaras largas, similar al anterior, pero incorporando machones o pilares a lo largo de cada cámara de 10m de ancho.

A partir de 1991 se incorporó la explotación de disolución in situ, que es una técnica aplicada a los yacimientos mineros con altos grados de permeabilidad y profundidad, en donde la minería mecanizada se dificulta por los altos costos de explotación. Por no perturbar ni cambiar la naturaleza, demandar reducidas inversiones y generar bajos costos, está técnica tiene amplios y sólidos atractivos técnicos, económicos y ambientales, que superan ampliamente los riesgos que determina por la posible contaminación de acuíferos subterráneos por fallas geológicas o ausencia de masas rocosas de confinamiento. Se basa en el método primario de disolución, con agua fría o caliente, aplicado a la recuperación de minerales como la sal y el azufre, y en el método de lixiviación, aplicable a algunos elementos metálicos como uranio, cobre, oro, y plata que  pueden reaccionar a algunos compuestos químicos acuosos inyectables.

La técnica es selectiva en la recuperación de los elementos objetivo, dejando el rute o la ganga en su lugar, con lo cual se obtienen los  beneficios aludidos. El agua o los químicos acuosos penetran el yacimiento por gravedad, o a presión, a través de un tubo central o del anillo que este forma con uno de mayor diámetro, y ayudados por el factor tiempo actúan como disolventes para convertirse en medios de transporte a la superficie a través del anillo o tubo mencionados anteriormente, llevando por presión la solución cargada a la superficie, para dejarla a disposición de medios de transporte superficial o depósitos o galerías de almacenamiento que abastecen inmediata o mediatamente las plantas de beneficio y transformación. El método de explotación in situ no requiere equipo pesado, ni plantas de tratamiento; se caracteriza por utilizar poca mano de obra y mínimos recursos energéticos.

 

Notice: Undefined index: HTTP_A in /hermes/bosoraweb055/b914/sl.ivanibarra/public_html/alfa/templates/new_conversalco/index.php(40) : runtime-created function(1) : runtime-created function on line 40